30 abr. 2015

Merengues y traumas

Que malos son los traumas infantiles!!!

Lo reconozco, hice sufrir mucho a mi madre cuando era pequeña, porqué no era de probar comidas nuevas y de comer solamente lo que me gustaba. 

Aún recuerdo a la Sra. Fof (la cocinera del colegio) cargada con platos a rebosar de fideos a la cazuela!!! 30 años me costó volver a comerlos, y no es una exageración, es real!!! Horas pasaba delante de aquel plato que a mi se me asemejaban más a gusanos pegajosos que no a un plato que ahora me resulta delicioso. 

Pues algo parecido era mi relación con los merengues. No recuerdo el origen pero era aversión total (igual que las torrijas que he redescubierto este año!!) Cuanto tiempo perdido!!!

Eso no quiere decir que sea capaz de comerme un merengue de los grandes, pero uno de estos suspirillos, pues la verdad es que son muy agradables de comer.  


*
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...