7 dic. 2016

Atelier-bistrot





Foto de @camparinagreen

Foto @camparinagreen.


Foto @camparinagreen

Han pasado ya tres semanas desde que celebramos el primer Atelier-Bistrot en nuestra casa de L'Empordà. 

Tres semanas para digerir tantas, tantísimas emociones y aún creo que no son los suficientes días. Todo lo que se vivió antes, durante y después es una de esas grandes cosas que te pasan en la vida. 

Mucho trabajo, mucho esfuerzo pero también mucha ilusión puesto en un proyecto que llevaba muchísimos meses en mi cabeza. 


Sobre todo, y en primer lugar, querría agradecer a todas las personas que han estado a mi alrededor ayudándome y alentándome sin desfallecer. 

* Carmen de "El Jardín de mama Ana" (@jardinmamaana) por ser mi mano derecha en esta locura, por organizar y decorar la mesa de una manera tan maravillosa que no la vamos a olvidar nunca. 

* Beatriz Santos @camparinagreen por hacer las fotos oficiales de este Atelier-bistrot y por ser el "detonante".

* Carla de "La Tortuguita Blanca" (@latortuguitablanca) por las maravillosas minutas que nos preparó para la comida. Y las maravillosas libretas para tomar notas durante el taller. 

* Josep i Marta de Celler La Vinyeta (@cellerlavinyeta) por los vinos del menú Heus rosat 2015. DO Empordà. L'Orni blanc 2015. DO Conca de Barberà. Llavors 2015. DO Empordà. 

* Mònica de BonsFocs  (@bonsfocs) por esos maravillosos panes. Creo que nunca podremos olvidar el pan de puerros y partisano. 

* A Serra Ferran (@olideventallo) por los deliciosos aceites que acompañaron la comida.

* A Cooperativa Empordalia (@empordalia) por el vino Sinols negre 2015. DO Empordà. 

* A Sigma (@sigmaphotospain) que amablemente nos cedió unos objetivos de la linea Art de los cuales nos enamoramos irremediablemente.

* A Inés de Babytraveling por hacer más fácil el traslado desde el aeropuerto a los asistentes que vinieron con niños pequeños. Sus sillitas de coche para bebés facilitaron mucho las cosas. 




Foto @camparinagreen

Lo que empezó siendo una idea loca y que arrancó de una manera sencilla y muy humilde fue cobrando vida propia y se fue haciendo cada vez mayor. Era algo que yo sola no podía manejar.

Así que cuando Carmen @jardinmamaana entró en el Atelier a mi se me iluminó el cielo. Con ella todo es fácil, le encanta su trabajo, y solo tienes un problema, decidir entre las miles de preciosidades que puede ofrecerte. 

Junto a Carmen decidimos darle un toque otoñal a la decoración, pero siempre fuera de los clásicos (calabaza, eucalipto y demás). Y seguir una paleta de colores muy armónica. Fue todo un acierto, tanto la mesa como la decoración era realmente espectacular. 






Foto @camparinagreen




Foto @jardinmamaana

La elección del menú fue en realidad lo menos complicado. 

Enseguida que viene gente a casa y dependiendo de la estación, los platos se dibujan en mi cabeza. Así que fue una de las decisiones más rápidas de tomar. 

Pero si además tienes la suerte de que Carla les de vida con sus preciosas ilustraciones, ya os podéis imaginar. Un recuerdo para toda la vida. 




Foto @jardinmamaana

Y la parte más complicada para mi era la del taller. Muchas veces me es imposible poner en palabras lo que pasa por mi cabeza o por mi corazón. 

Y la fotografía, para mi, fuera de la parte técnica, es complicada de trasmitir. Es algo que tienes dentro, que no usa palabras ni parámetros, pero que lo quieres compartir con el resto de personas. 

Me gustó mucho ver las caras de las asistentes, como iban captando las ideas, como aprendían a jugar con la luz.... fue algo mágico para mi. 


Foto @cristina_querol





Foto @jardinmamaana

Foto @martinaybiel


Foto @martinaybiel


Foto de @momarino


Foto de @marta_villacampa

Foto de @camparinagreeen


Foto de @camparinagreen

Pero si algo realmente mágico ha sucedido con este Atelier-bistrot han sido las personas que lo forman. 

Un grupo de 13 mujeres que sin conocerse más que a través de redes sociales, han conseguido crear un grupo increíble. Que han venido de todas partes de España,  e incluso Marta que con un bebé de tres meses vino desde Suiza.

Un mes antes del curso ya se anticipaba que no iba a ser solamente un taller de fotografía y una rica comida. Ha sido la suerte de poder formar un grupo en el que poder contar tus propias experiencias, tus anhelos, en el que puedes reír y llorar, en el que siempre te hacen piña y puedes contar con todas para lo que sea. 

Chicas, sois muy grandes!! Me llena de orgullo de poder llamaros amigas!!

Gracias a cada una de vosotras: Bea (@camparinagreen), Cristina (@cristina_querol), Carmen (@jardinmamaana), Carla (@latortuguitablanca), Marielvira (@marielvira),  Marta (@marta_villacampa), Martina (@martina_evn) Olga (@martinaybiel), Mirin (@mirinclos), Mónica (@momarino),  Noemí (@noemi_zomeno) y Cristina (@villic).  

Y por último, y más importante, gracias a mi marido (@mariuscarbonell) por seguirme en mis locuras y por estar siempre a mi lado. Y como no, por hacer la mejor barbacoa del mundo mundial!!




Foto de @noemi_zomeno


Foto de @marielvira


Foto de @momarino


Foto de @noemi_zomeno

Foto @noemi_zomeno


Foto de @camparinagreen

Foto @momarino


Foto @camparinagreen

En cuanto a la comida, que os voy a decir, con lo que a mi me gusta!! 

Pensé sobre todo en productos de temporada y de cercanía. 

Os cuento, 


Menú 


Aperitivo

Vino  de Bienvenida Sinols negre 2015. DO Empordà (Empordalia) 


Amuse-bouche

Humus de boniato con frutos secos y brotes.
Pan de parmesano y puerros de BonsFoncs 
Heus rosat 2015. DO Empordà. Celler La Vinyeta


Entrante

Ensalada de rúcula con calabaza asada, parmesano, frambuesas y semillas.
L'Orni blanc 2015. DO Conca Barberà. Celler Vins de Pedra


Segundo plato
Ternera asada con especias.
Verduras de temporada al horno con salsa de miel y harissa sobre queso de yogurt.
Pan pugliese con semolina de trigo duro.
Llavors 2015 DO Empordà. Celler La Vinyeta 


Postre

Pavlova de otoño 




Foto de @camparinagreen



Foto de @marta_villacampa

Foto de @villic


Foto de @martinaybiel

Foto de @martinaybiel

Foto de @noemi_zomeno


Foto de @latortuguitablanca

Foto de @noemi_zomeno

Ahora es el momento de parar a pensar en como poder hacerlo mejor, y en disfrutar con tranquilidad de los buenos recuerdos. 

Y quien sabe si en un futuro próximo no vuelve un Atelier-Bistrot II!!

Inés



24 oct. 2016

Bollitos de pan para endulzar el mes de octubre

Octubre es nuestro mes de la locura. 

Empiezan las extraescolares, horarios eternos, halloween, el cumpleaños de los niños ... y por si fuera poco este año nos vamos a Disneyland Paris. 

Realmente la frase "no me da la vida" me la tendría que tatuar en el brazo. 

Así que es normal que el pobre blog esté un poco abandonado. Pero se que me entendéis. 

Os dejo una recetilla de las rápidas. 

Ingredientes:

390 gramos de harina 
6 gramos de levadura en polvo
70 gramos de azúcar
2 gramos de sal
2 huevos
150 gramos de leche a temperatura ambiente
100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

En un bol grande mezclamos los  ingredientes secos: harina, levadura, azúcar y sal. A continuación hacemos un volcán en el medio para poder añadir los líquidos  (leche y huevos). 


Incorporamos poco a poco la harina sobre los líquidos hasta formar una masa. 



Añadir poco a poco la margarina cortada a daditos, ajustando la cantidad de harina hasta que la masa se desenganche totalmente de las manos. Amasamos durante diez minutos.


Untamos de aceite un bol y disponemos en él la masa. Cubrimos con un trozo de film aceitado. Le ponemos un trapo limpio y dejamos el bol en un lugar donde no le de el aire.

Para hornear  los bollos:

Untamos con mantequilla un molde para muffins.

Dividimos la masa el 18 bolitas iguales. Colocamos tres bolitas en cada agujero del molde.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Dejamos levar más o menos una hora, hasta que los bollitos sobresalgan del molde. los pintamos con huevo batido y lo rociamos con azúcar. 

Llevamos al horno durante 25 minutos, hasta que la superficie se dore. Desmoldamos de inmediato y dejamos enfriar sobre una rejilla.



Y si los guardáis en un bote de metal se pueden conservar varios días, pero realmente no creo que duren tanto. 

Espero que os guste !

21 sept. 2016

Cheesecake con vainilla y moras. Recuerdos de niñez



Según te vas haciendo mayor, te vas dando cuenta que los ingredientes más asiduos en tu cocina tienen un significado especial. Algo que te liga a tu familia, y más en concreto a las mujeres de mi familia.
Si, mi familia es una familia de mujeres, aunque yo haya roto la norma. Nos criamos a medias en casa de mi abuela, con muchas de las hermanas de mi madre y con primas.

Y casi siempre todas en la misma diminuta cocina con armarios de obra y los bajos de tela.

Las sopas, los pollos al ajillo, las roscas, las flores, los pestiños … todos están en mi memoria.

Pero también recuerdo como si fuera ahora mismo el salir a la montaña a por los frutos que nos regalaba el campo. Setas, piñones y como no, moras!!

Aun recuerdo como a los más pequeños nos daban unos palitos muy finitos y sin hojas para que las fueramos pinchando allí. Al acabar volvíamos todos a casa y nos poníamos morados de tanto comer. Creo que ni una sola vez dio para hacer mermelada!!



Ahora cuando yo hago lo mismo con mis hijos ya no llevamos palitos , ellos prefieren palos grandes, para jugar a caballeros o incluso para hacer magia cual Harry Potter. Pero al final da lo mismo, lo único en lo que pienso es que ojalá cuando tengan mi edad ellos recuerden estos momentos con tanto cariño como lo hago yo. 


Y si no sois una panda de zampones como nosotros y sobran algunas moras, siempre podréis utilizarlas para el cheessecake con moras!!









Ingredientes:

- 500 gr de queso tipo Philadelphia
- 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 125 gr de azúcar
- 50 gr de harina
- 3 huevos a temperatura ambiente
- una cucharada de pasta de vainilla
- mantequilla para engrasar el molde 




Elaboración:

Precalentamos el horno a 180 grados. 

Mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, hasta que esté bien integrado 

A continuación, añadimos los huevos de uno a uno, sin añadir otro hasta que el anterior esté totalmente mezclado. 

Tamizamos la harina y la mezclamos con nuestra masa. 

En un bol aparte batimos el queso junto con la cucharada de pasta de vainilla hasta que no se vean grumos. Lo integramos a la mezcla anterior, quedará  una masa fina y bien ligada. 

Engrasamos nuestro molde con mantequilla y vertemos en el nuestra masa. 

Lo llevamos al horno hasta que esté doradito. 

Para que no se hunda al sacarlo del horno, yo lo dejo enfriar dentro del horno con la puerta abierta. 

Añadimos mermelada de moras y unas moras por encima del pastel.







Espero que os guste!! 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...